Mercedes tiene ante sí un Mundial en el que es favorita... pero que parece será más complicado que el de 2020. La razón, Red Bull, Honda y Sergio Pérez. Los alemanes ven con un pánico que ya ni son capaces de ocultar la llegada del azteca a la escudería de las bebidas energéticas y saben que con él serán mucho más fuertes.

Así lo ha confirmado Mike Elliott, uno de los dirigentes de Mercedes, en palabras en una conversación con 'The Muscle Help Fundation'.

"Red Bull será nuestra oposición más importante. Tienen un gran piloto en Verstappen, y Pérez es un segundo piloto fuerte. Sumará puntos cuando Verstappen no lo haga, y ayudará en su apuesta por el Mundial de Constructores", cuenta Elliott.

En Mercedes también están preocupados por las figuras de Charles Leclerc... y de Sebastian Vettel.

"Si miras a los pilotos clave ves a Charles Leclerc que es muy bueno. Y será interesante ver a Vettel en Aston Martin. También, además de a nuestros pilotos, hay que seguir a George Russell en Williams", sentencia.

Lo cierto es que el fichaje de Sergio Pérez es un movimiento que no se veía desde que contrataron a Mark Webber en 2007. Red Bull ha dejado de mirar a su academia para ir al mercado y hacerse con los servicios de un piloto que lleva detrás unos diez años de experiencia en la F1.

Y que ha obtenido podios y también incluso una victoria con Racing Point la pasada temporada.

Ya el pasado año fue cuarto en el Mundial, incluso habiéndose perdido alguna carrera por coronavirus, y este año cuenta con un monoplaza a priori con más recursos que el Racing Point.