La rueda delantera derecha obligó a Valtteri Bottas a decir adiós al Gran Premio de Mónaco. Su gesto de enfado lo decía todo. Incluso el equipo Ferrari tuvo que auxiliar a las flechas de plata para retirar más tarde ese neumático.

Y ahora Mercedes ha explicado lo que ocurrió. Lo ha hecho James Vowles, jefe de estrategia de Mercedes, en declaraciones facilitadas por el propio equipo.

"Nuestras tuercas son lo que llamamos captivas, así que cuando la rueda sale, también lo hace la tuerca. Dicha tuerca tiene que juntar la rueda al coche de tal manera que aguante fuerzas de 5G en frenada y lateralmente también. Por lo tanto la pistola es increíblemente potente, tanto que puedes ver a los mecánicos conteniéndose y agarrándose al suelo, de lo contrario, ellos también rotarían", ha contado.

"Lo que pasó es que el coche estaba un poco angulado, por lo que cuando la pistola se conectó con la tuerca, esa pequeña diferencia de ángulo hizo que no girara sobre la tuerca entera, sino solo sobre una parte de ésta. Eso limó el metal, de hecho, eliminó todo el metal de la tuerca. Como resultado, la tuerca se quedó atascada y no pudimos quitarla", ha detallado.

Y añade para finalizar: "Claramente es una situación que nos ha pasado factura tanto a Valtteri como al equipo. Vamos a tener que tomar las medidas necesarias para mitigarlo".