Fernando Alonso ha vuelto a pilotar el coche con el que ganó su primer Mundial de Fórmula 1. El bicampeón del mundo con Renault se ha subido al R25 en Abu Dabi, con el que ha dejado a todos boquiabiertos al marcar un tiempazo con el que habría sido el tercero más rápido en la carrera de 2019.

Y eso es decir mucho, sabiendo que es un monoplaza de hace 15 años y es, prácticamente, una pieza de museo. Así pues, las impresiones de Fernando Alonso no pueden ser más positivas tras conducir esta bestia con motor v10.

"Sigo sonriendo. Es sorprendente cómo esta belleza puede ser tan rápida", compartió Fernando Alonso en sus redes sociales.

 

Lo cierto es que sí, es rápida. Muy, muy rápida. El asturiano marcó un crono de 1:39.968, que le habría valido en carrera para ser mejor que Vettel en 2019. Ha sido 1,5 más lento que Latifi en clasificación.

Además, se ha encontrado con una grata sorpresa en el 'cockpit', y es que el mapa del GP de China aún estaba allí. Fue esa la última carrera que disputó con ese coche. Carrera que, por cierto, ganó.

Fernando Alonso conquistó su primer Mundial con ese coche, con el mítico color azul que tanto abarrotó las gradas de cada carrera de Fórmula 1 gracias a las banderas de Asturias.

Así, rompió la racha de Michael Schumacher, que llegó a 2005 tras haber conquistado los últimos cinco Mundiales de F1.

Te puede interesar

Nos subimos al coche de Fernando Alonso: así es el espectacular 'on board' del R25

La euforia de Fernando Alonso tras conducir el R25: "Qué sentimiento"

Así ruge el R25 de Fernando Alonso en Yas Marina