Nikita Mazepin volvió a terminar último en el Gran Premio de Estiria. Y eso que su salida fue buena. En la primera vuelta el ruso consiguió alcanzar la decimosexta posición. Una plaza que no pudo defender con el peor coche de la parrilla.

"Creo que hice una muy buena vuelta inicial. Estaba contento con mi posicionamiento, me había preparado para eso, esta mañana, para saber muy bien dónde podría haber un montón de coches y cómo pasarlos", dice Mazepin, que tras volver a cruzar la bandera a cuadros por detrás de Mick Schumacher, explica por qué es incapaz de superar a su compañero de equipo.

"Cuando tienes muchas vueltas, rectas largas y tienes un coche muy pesado en comparación con el otro coche de nuestro equipo, es muy difícil mantenerse por delante", sostiene el piloto ruso, que sobre la posibilidad de tener mejoras en su VF-21 añade: "No estoy contento, pero estoy esperando a uno nuevo para tener una oportunidad".

Mazepin es consciente de que está sometido al foco de las críticas tras su polémico vídeo antes de debutar en la Fórmula 1 y tras varios trompos en ocho Grandes Premios. "En este momento soy un blanco fácil. Hago lo mejor que puedo al principio y luego soy una zanahoria que hay que atrapar y, lamentablemente, me atraparon, así que eso es lo que es", argumenta.