Max Verstappen quiere ser campeón del mundo de Fórmula 1. El holandés, que ya ha demostrado su talento en no pocas ocasiones, cuenta con un Red Bull que dominó desde 2010 a 2013, pero que con la llegada de la era híbrida ha caído ante Mercedes. Ahora, 2022 aparece como su gran oportunidad.

Pero por si acaso se les ocurre relajarse en la fábrica, Verstappen ya ha comenzado a avisarles, tal y como ha confirmado en declaraciones en 'GPFans'.

"Para nosotros 2021 es un año clave, no podemos faltar en la cita con el rendimiento", afirmó.

El holandés cree que deben recuperar mucho tiempo perdido: "Lograr tener de nuevo esa carga aerodinámica perdida por las nuevas normas no es fácil, pero lo estamos haciendo de la mejor forma posible".

"Creo que seremos competitivos, hemos entendido esos errores que hubo en el coche de 2020", cuenta Verstappen.

Y apunta al equipo para desarrollar el coche: "Va a ser todo muy diferente y es complicado brindar información al equipo. Va a depender de ingenieros y de diseñadores el crear el mejor coche".

"Con estos coches actuales resulta complicado seguir al piloto que tienes delante. Ha habido carreras así, pero con coches más hechos para pelear se beneficia al espectáculo", concluye Verstappen.

Todo esto, además, en medio de la posible congelación de motores que busca Red Bull y que duraría desde 2022 a 2026, justo una temporada después de que Red Bull pierda a Honda como motorista.

Se vienen cambios y un 2021 espectacular en el que las grandes novedades estarán en el baile de pilotos que se ha producido, con la vuelta de Fernando Alonso en el estreno de Alpine, el fichaje de Carlos Sainz por Ferrari y la marcha de Sebastian Vettel al nuevo Aston Martin.

Te puede interesar

Críticas a Lewis Hamilton por la supuesta 'cláusula veto' a su compañero

Grosjean: "¿Hamilton con el Haas? No habría sido capaz de puntuar"

La cualidad más valorada del nuevo jefe de Fernando Alonso, Davide Brivio