Rondaban las 11.30 horas de la mañana en las afueras del circuito de Silverstone y la llegada de un vehículo llamó la atención. De su interior salió Nico Hülkenberg y los rumores se confirmaban: sustituiría a Sergio Pérez, positivo por coronavirus, en el equipo Racing Point.

Pero el piloto alemán vivió un episodio surrealista. Había llegado a un acuerdo con el equipo, pero no podía pasar al circuito. El motivo: todavía no conocía los resultados del test de coronavirus. Debía dar negativo, claro. Y así fue.

Al conocer el resultado de la prueba, entró corriendo a las instalaciones y rápidamente se vistió con el mono rosa. Mientras realizó las primeras declaraciones: "Iba de camino a Nürburgring para otro proyecto de competición cuando me llamó Otmar. Fue hace menos de 24 horas, así que parece algo surrealista, pero me gustan los retos y éste es uno. Obviamente es una situación difícil para Racing Point y 'Checo'. Es mi amigo, un excompañero y le deseo una recuperación rápida. ¡Le sustituiré yo e intentaré hacerlo lo mejor posible para el equipo!".

 

Y es que Nico conoce de sobra la escudería rosa, aunque en su momento lo hizo como Force India. Allí corrió en 2012 y, posteriormente, entre 2014 y 2016. A pesar de que los nombres de Stoffel Vandoorne y Esteban Gutiérrez habían sonado con fuerza, fue el alemán el elegido.

Y no llega a un equipo cualquiera. Esta temporada Racing Point, al que muchos denominan 'Mercedes rosa' ha demostrado que está entre los mejores. De hecho, Sergio Pérez ocupa la sexta plaza de la clasificación mundial de pilotos, con los mismos puntos que Alexander Albon, quinto.

¿Logrará Hülkenberg el primer podio del equipo? El GP de Silverstone ya está preparado para ver a los coches rodar por su asfalto.