Honda revolucionó la Fórmula 1 cuando anunció que se retiraba de la competición a finales de 2021, lo que dejaba a Red Bull y Alpha Tauri sin proveedor de motores.

Así pues, a la escudería de bebidas energéticas se le acababan las opciones, podía recurrir a Renault, algo que no les entusiasmaba por su mala relación, fabricar ellos su propio motor o lograr llegar a un acuerdo con la marca japonesa para que les cedan la unidad de potencia.

Desde Honda se mostraron muy dispuestos a negociar ya que quieren "salir de la Fórmula 1 sin provocar cambios negativos". Y finalmente parece que ambas partes han llegado a un acuerdo, así lo ha confirmado Helmut Marko.

"Todo se ha resuelto entre nosotros, pero sólo habrá visto bueno cuando tengamos una prueba escrita de la FIA de que se acerca la congelación de desarrollo del motor", ha asegurado el CEO de Red Bull para 'Auto Motor und Sport'.

Y es que el problema de los austriacos es que no tienen la capacidad ni los conocimientos para seguir desarrollando motores, es decir, conocen el que tienen ahora y el que tendrán en esta nueva temporada, pero no podría seguir trabajando en él y evolucionar, lo que crearía una clara desventaja.

La congelación de motores lleva tiempo debatiéndose aunque la mayoría de motoristas no están a favor de ello. De momento hay que esperar a que a FIA se pronuncie sobre el tema, algo que según ha informado 'Motorsport Magazin' se espera que sea la próxima semana.