El 2021 de Haas está siendo para olvidar. No venía de buenos resultados en las anteriores temporadas y en esta vigente se ha convertido en el peor coche de la parrilla.

Con la esperanza de que en 2022 la inercia cambie por completo con la nueva reglamentación de los monoplazas, Guenther Steiner, jefe del equipo estadounidense, ha cerrado la renovación de uno de sus pilotos.

Nikita Mazepin tiene asegurada su participación en F1, al menos por una temporada más, a pesar de los pésimos resultados obtenidos hasta el momento.

El aporte económico de Uralkali, empresa en la que su padre Dmitry es peso pesado, se ha convertido en necesaria y clave para que el novato ruso mantenga el asiento.

mazepines

Mientras tanto, el otro 'rookie' del equipo, Mick Schumacher, a pesar de habitualmente quedar por delante de su compañero de equipo y de ser el hijo una de las máximas leyendas de este deporte, aún no sabe que será de su futuro casi inmediato.

Según Steiner, la renovación de Mick aún no se ha resuelto porque "hay tres partes". Al ser piloto de la academia de Ferrari, la 'Scuderia' tiene influencia en la negociación, en la cual parece que solo falta la aprobación de los del 'Cavallino Rampante'.

"No puedo decir que se haya firmado aún, pero hay un acuerdo. Sin embargo, es más complicado que si fuera sólo un contrato entre nosotros dos", comenta Steiner al medio alemán 'Motorsport-Total'.