Honda se ha puesto las pilas. Los japoneses dicen adiós a la F1 tras su vuelta, fallida hasta hace no mucho, con McLaren en 2015 en una unión que dejó muy tocado el orgullo nipón y quieren marcharse por todo lo alto: con un Mundial gracias a la unidad de potencia que han fabricado para AlphaTauri... y para Red Bull.

Porque los nipones son una de las principales atracciones que tendrá el coche de las bebidas energéticas en un 2021 sin apenas cambios en los monoplazas. Pero eso de 'sin apenas cambios' no afecta en absoluto a una unidad de potencia que iba a estar en el coche de los austriacos en 2022 pero que se ha adelantado un año por el adiós de Honda.

Ya han dejado caer algunas de sus líneas maestras con el AlphaTauri, unas que dejan claro que este motor es prácticamente nuevo y que ya no tienen ni presión ni miedo. Tan solo tienen la intención de marcharse por todo lo alto.

"Todo va según lo esperado en el banco de pruebas"

Así pues, van a poner toda la carne en el asador. Con cambios en todas las piezas de su unidad de potencia que hace que su optimismo esté por las nubes. El ICE, el ERS, el turbo... y la fiabilidad. Todo ha mejorado, al menos según dicen ellos.

"En el banco de pruebas hemos visto que todo va según lo esperado. Veremos cómo somos de competitivos en la pista", dijo Toyoharu Tanabe, director técnico de Honda.

Los japoneses parecen haberse puesto las pilas en el tema de la fiabilidad: "Aprendimos mucho. Hemos cambiado muchas cosas para tratar de encontrar el equilibrio entre rendimiento y fiabilidad".

Todo será como tenga que ser en la primera carrera, pues no podrán hacer cambio alguno para mejorar su motores a lo largo de la temporada.

Además, la congelación de las unidades de potencia hará que sigan estando, sin estar, en el Red Bull y el AlphaTauri tras 2021.

"Era lo que Honda debía hacer. Refleja también nuestra importancia en el mundo de la F1 durante décadas. Estoy encantado de que hayamos podido ayudar a estos dos equipos y al deporte", dijo Tanabe.

¿Del "GP2 Engine" al título?

Lo cierto es que esta es la última oportunidad de Honda para 'rascar' algo en la F1 tras su vuelta. Desde su regreso en 2015 con McLaren, en la unión que regresaba tras los éxitos de Senna y Prost hace 30 años, han seguido una clara evolución mejorando lo que tampoco era complicado de mejorar.

Porque con los de Woking fue todo un desastre. Tres temporadas horrendas que motivaron que los naranjas cambiasen a Honda por Renault y que los nipones probasen con Toro Rosso para 'ganarse un sitio' con Red Bull.

Lo hicieron, y ganaron carreras tanto con los austriacos como incluso con AlphaTauri. Además, los de las bebidas energéticas fueron la mayor oposición de Mercedes en este 2020.

Está por ver si Red Bull, con un renovadísimo motor Honda, puede dar caza a los alemanes. Max Verstappen y Sergio Pérez esperan dar pelea... y quizá cuenten con una unidad de potencia que les permita incluso ganar al hasta ahora equipo invencible de los v6.

Te puede interesar

Red Bull afirma que Mercedes iría a por Verstappen si Hamilton se retira: "Es el primero de su lista"

Preocupación en Alpine por el nuevo AlphaTauri: ¿Un Red Bull 2020 con otro color?

Mercedes arranca el W12 y muestra su temible 'rugido'