El único asiento libre que resta en la parrilla de Fórmula 1 para 2022 ya está cubierto. Guanyu Zhou acompañará a Valtteri Bottas en la escudería de Hinwil a partir de la próxima temporada, donde se ejecutará una metamorfosis en la pareja de pilotos (este curso están corriendo Kimi Raikkonen y Antonio Giovinazzi) de cara al cambio normativo.

La duda se ha despejado después de que Alpine haya confirmado que el otro candidato, Oscar Piastri, será el piloto reserva del equipo de Enstone en el caso de que Fernando Alonso o Esteban Ocon no estén disponibles.

La balanza se ha decantado a favor del piloto chino, que será el primero de su país en correr en la categoría, por encima del líder de la Fórmula 2 y vigente campeón de Fórmula 3 gracias al patrocino que Zhou lleva a su espalda: casi 25 millones de euros para Alfa Romeo al contratar al 'pupilo' de Alonso.

Piastri, una de las grandes joyas del 'Gran Circo', parece estar satisfecho con la resolución: "Estoy muy emocionado por unirme al equipo Alpine de Fórmula 1 como piloto reserva. Tengo ganas de involucrarme con el equipo y contribuir con el éxito que planean tener la próxima temporada. El papel de piloto reserva es el próximo paso hacia mi objetivo de conseguir un asiento en 2023".

"He demostrado de lo que soy capaz de hacer en las categorías inferiores en los últimos dos años y ahora me siento listo para la Fórmula 1", ha añadido.

De hecho, desde China ya anuncian a Guanyu como nuevo piloto de Alfa Romeo. Un concesionario de la marca en Shanghái ya le da la bienvenida: "Felicitaciones a Zhou por convertirse en el primer piloto chino de Fórmula 1".