El Ferrari ha mejorado y se notó en Imola. Tanto Charles Leclerc como Carlos Sainz, que finalizaron cuarto y quinto respectivamente, se beneficiaron de las buenas sensaciones del coche.

Y la mítica escudería roja quiere más. Para Portimao, dentro de 10 días, el equipo presentará nuevas mejoras en el SF21, que se está mostrando muy competitivo en este inicio de temporada.

Porque el objetivo es seguir escalando hasta subir al podio. Lando Norris se llevó el tercer puesto en Imola, el primero de los mortales después de Max Verstappen y de Lewis Hamilton.

"Hay que seguir trabajando como equipo porque vamos en la dirección correcta. Sigue habiendo deberes, seguro, sigue habiendo muchas cosas que mejorar, muchas cosas por aprender, pero no vamos en el mal camino, eso seguro", ha afirmado Mattia Binotto.

Aunque, eso sí, Binotto ha dejado claro que el gran objetivo de Ferrari es ser un equipo todavía más fuerte en el año 2022, cuando entre en vigor el nuevo reglamento de la Fórmula 1.

"El deseo de ganar es una señal positiva. Estoy feliz por el rendimiento, es un buen punto de partida, especialmente considerando lo que pasó el año pasado. Fuimos bien en mojado y en seco, todavía tenemos puntos débiles pero sabemos dónde trabajar", detalla el jefe de la 'Scuderia'.

Unas mejoras de las que por supuesto se ha beneficiado Sainz, que logró olvidar su mala clasificación del sábado (salió undécimo), terminando quinto en la carrera.