El rostro de Carlos Sainz en el podio de Mónaco tras quedar en segundo lugar era el fiel reflejo de una mezcla entre frustración, ambición y realismo.

Frustración por lo visto durante todo el fin de semana en el Principado, con el madrileño siendo el piloto más consistente y regular del paddock, pero con la mala suerte de la bandera roja de Leclerc cuando iba a hacer un nuevo intento de clasificación.

Ambición porque Carlos sabía que Mónaco, amén de por el embrujo único que tiene, era de las pocas citas en las que Ferrari podía luchar por la victoria, y un segundo puesto no le contentó.

Y realismo porque, con Hamilton relegado a mitad de parrilla, Bottas quedándose fuera por una tuerca pasada de rosca y Checo Pérez y Lando Norris detrás, se hace difícil imaginar otro escenario así de favorable.

Carlos Sainz celebra un podio con Ferrari

Pero, ¿por qué Ferrari se veía capaz de ganar en Mónaco y no en otras carreras?

Las curvas. Esa era la clave con la que contaba la 'Scudería' para doblegar a los gigantes del 'Gran Circo'. El SF21 rinde mejor en curva lenta (al contrario que el Mercedes), calentando mejor los neumáticos y restando importancia a la unidad de potencia, que no se exprime tanto en un trazado menos veloz.

Así lo ha explicado Mattia Binotto, jefe del 'Cavallino': "En circuitos de curvas lentas seremos competitivos, pero no lo damos por hecho. En vez de pensar en qué circuitos seremos competitivos, nos centramos en Bakú, que es el próximo, y después en el siguiente. Hay margen para mejorar el coche. Habrá mejoras, no muchas, en el camino, y nos permitirán trabajar mejor. Lo más importante es desarrollarnos en la buena dirección y aprender muchas lecciones de fines de semana difíciles como este".

Paralelamente, el italiano se ha mostrado muy contento con el tercer podio de Carlos Sainz, el primero con los de Maranello tras cinco carreras disputadas.

"Por supuesto, fue muy positivo para Carlos, al lograr su primer podio con Ferrari. Carlos lo está haciendo muy bien desde el inicio de la temporada, integrándose en el equipo, cogiendo confianza con el coche, y creo que realmente se merece su primer podio con nosotros, con este segundo puesto. Estoy bastante seguro de que no será el último, y conseguirá más en el futuro", ha selañado Binotto.

"Me ha gustado mucho ver a Charles en la ceremonia del podio para celebrar el segundo puesto de Carlos con el equipo. Fue un día muy difícil para él, pero quiso estar con nosotros en lo que era un momento importante para el equipo", ha zanjado.