Sainz y Leclerc tiene libertad para competir. Ferrari ha decidido dejarles correr, siempre y cuando el objetivo final sea lograr el mayor número de puntos para el equipo.

Carlos Sainz logró su primera victoria en la Fórmula 1 en el GP de Gran Bretaña. Una carrera marcada por la polémica de las órdenes de equipo en Ferrari, donde Leclerc las pedía y el español se resistía a cumplirlas.

Binotto ha confesado en la rueda de prensa previa a la clasificación al sprint del GP de Austria que les han dejado "libertad total". Al fin y al cabo, solo 11 puntos separan a los pilotos.

"Leclerc y Sainz tienen libertad total. Nuestra estrategia es lograr el máximo de puntos para el equipo. Además del Mundial de Pilotos está el de Constructores y pensamos que, con esta estrategia, favorecemos asimismo a nuestros pilotos. Tal como están las cosas en la actualidad, son libres de luchar", ha señalado el jefe de equipo de Ferrari.

Una libertad que, sin duda alguna, está marcada por los intereses del equipo, es decir, nada de accidentes o toques que acaben perjudicando a la escudería italiana.