El peso está siendo una variante clave en el rendimiento de los monoplazas con el nuevo reglamento ejecutado en Fórmula 1 este 2022.

La FIA estableció un peso máximo de 795 kilos en un primer momento, pero las demandas masivas de todos los equipos de la parrilla conllevó que se aumentase el techo a los 798 kilos.

Unos pocos gramos pueden marcar la diferencia y aportar esas décimas extra para distanciarse de los rivales o recuperar terreno perdido.

Para ello, los equipos están exprimiendo al máximo las posibilidades del monoplaza y la pintura está jugando un papel clave.

Williams fue de las primeras escuderías en suprimir la mayor parte de la pintura del coche, dejando la fibra de carbono prácticamente a la vista.

Ferrari ha tomado nota y dentro del paquete de actualizaciones que llevará a Montmeló está la eliminación de la capa de pintura transparente que lleva el monoplaza.

Según informa 'Motorsport.com', este detalle puede derivar en un reducción de 700 gramos, lo que puede significar unas décimas valiosísimas en la tensa lucha que mantienen con Red Bull por el Mundial.

Además, Carlos Sainz y Charles Leclerc contarán con un nuevo alerón trasero de alta carga aerodinámica en Barcelona, con lo que esperan igualar las fuerzas con la marca de las bebidas energéticas, que en Miami denotó que ha tomado cierta ventaja.