"Quiero ganar, pero decir que vuelvo para ganar carreras y títulos es un sueño. Vamos a ver y cruzar los dedos". Así de realista y tajante se mostró Fernando Alonso hace unas horas en una entrevista en 'Sky Sports'.

El asturiano regresa a la Fórmula 1 tras un receso de dos años en los que no ha perdido forma ni destreza al volante tras participar en el Dakar, la IndyCar o la WEC.

Muchos se preguntan si el asturiano, cerca de cumplir 40 años, vuelve al 'Gran Circo' con el mismo nivel al que se fue. En declaraciones a la 'BBC', se le planteó esta cuestión: "¿Crees que todavía eres tan bueno como en 2018?".

"No, soy mejor", respondió contundentemente Alonso, consciente de que su participación en otras disciplinas de motor le ha permitido adquirir una mayor habilidad que quiere plasmar en el trazado con su nuevo Alpine A521.

Sin embargo, hace poco más de un mes, un accidente mientras entrenaba en bicicleta estuvo cerca de apartarle del inicio de la temporada tras fracturarse la mandíbula y perder varias piezas dentales, tal y como él mismo relata.

"Al final tuve suerte. Estaba preocupado porque ya llevo esperando toda la mitad de 2020 y obviamente, me estaba preparando para la presentación del equipo, para el primer test y de repente, te ves en un hospital tras un accidente en bicicleta y no sabes cuánto te va a llevar recuperarte, pero la primera respuesta de los médicos fue que en una semana o diez días debería estar listo para volver", explica el bicampeón.

"Así que tuve que quedarme en casa un día sin mucha actividad, pero mi temporada no se verá afectada. Me siento afortunado", añade.

Este domingo 28 de marzo Fernando Alonso volverá a su circuito 'fetiche', Sakhir, lugar en el que siempre ha ganado cuando ha comenzado la temporada en Baréin.

Con el Alpine, hasta la FIA le ve capaz de liderar la zona media de la clasificación, mientras que desde la sede de Enstone confían en que el ovetense tenga oportunidad de subirse al podio y quien sabe si de ganar alguna carrera.