Tras un parón de dos años en los que ha probado suerte (y éxito) en otras disciplinas del automovilismo como la WEC, el Dakar o la IndyCar, Fernando Alonso ha regresado a la Fórmula 1 consciente de que ser campeón del mundo es "un objetivo muy difícil de conseguir", pero con la ilusión por las nubes, tal y como reflejó hace unos días en una entrevista en 'Sky Sports'.

El bicampeón del mundo, a sus 39 años, tiene contrato con Alpine (antiguo Renault) hasta el término de 2022, año en el que soplará las 41 velas.

Con el cambio de reglamento en el horizonte y la igualdad (y consiguiente competitividad) prevista entre los monoplazas de cara a la próxima campaña en el 'Gran Circo', el asturiano sueña con volver a ganar en la categoría en la que se coronó como el campeón más joven del mundo en 2005.

Sin embargo, la gran pregunta es cuándo decidirá Fernando Alonso dar un paso definitivo al lado y retirarse de F1. El ovetense también ha querido abordar esta cuestión en el citado medio, asegurando que permanecerá en el campeonato "al menos dos años más".

"Tras eso, tendré que ver cómo me siento. Hay expectativas altas con las reglas nuevas, que hablan de que habrá más batallas y vamos a poder correr más cerca unos de otros, así que descubriremos muchas cosas", ha explicado Alonso.

Esta temporada ya ha visto como junto a él en la parrilla están jóvenes pilotos cuyos padres compitieron contra Fernando en sus inicios en la categoría, hace poco menos de 20 años.

"Es verdad que yo fui contemporáneo con respecto a Jos Verstappen y Michael Schumacher, pero cuando estás en el coche y miras por el retrovisor o al monoplaza de delante, no piensas: 'Oh, ese es Mick Schumacher o Max Verstappen'", explica.

"Luchas contra ti mismo. Creo que hay grandes talentos en la parrilla de 2021 y que son el futuro del deporte, pero el domingo no piensas así", ha zanjado.

Por el momento, el regreso de Alonso a la competición se vio frustrado en Baréin por el envoltorio de un sándwich, que provocó que el asturiano tuviera que abandonar la carrera ante el peligro que entrañaba el monoplaza y su falta de potencia. El próximo 18 de abril en Imola, segunda oportunidad para un Alpine A521 del que se espera más en 2022 que en 2021.