A Fernando Alonso tan solo le queda alzar las 500 Millas de Indianápolis para poder completar la tan ansiada Triple Corona (Gran Premio de Mónaco, 24 horas de Le Mans y la Indy).

El pasado mes de febrero se anunció que el piloto asturiano estará en la carrera de la mano del equipo Arrow McLaren SP, sin embargo, la carrera podría posponerse a octubre en el caso de que en agosto no se pudiera albergar público.

Tal y como informó Roger Penske, quien ha adquirido los derechos de la carrera, la cita se pasará del 23 de agosto al mes de octubre en el caso de que no se pueda disputar con la presencia de público en las gradas.

"Créeme, vamos a disputarla con fans. Estaremos aquí para los fans en agosto, lo estamos planeando y nos sentimos bien. Quedan casi tres meses y creo que estará OK. Sólo correremos con fans", explicó Penske.

Las 500 Millas de Indianápolis, que albergan a más de 300.000 personas en el óvalo más famoso del mundo, suelen disputarse en el mes de mayo, coincidiendo con la víspera del Día de los Caídos, pero a raíz de la crisis del coronavirus tuvo que suspenderse y pasarse a agosto.

La temporada de la IndyCar arrancó este fin de semana en Texas sin público, hecho que se repetirá en la próxima cita: el 4 de julio en el Indianápolis Motor Speedway.

De esta manera, Fernando Alonso podría correr las 500 Millas de Indianápolis en octubre para tratar de cerrar el año con la Triple Corona en su haber. De cara a 2021, como él mismo afirmó, el asturiano quiere hacer "algo importante", que podría pasar por volver a la Fórmula 1. Mercedes y Renault no le quitan ojo al bicampeón de la F1.