Fernando Alonso fue, junto con Kevin Magnussen, el piloto que más posiciones perdió en la carrera al sprint del GP de Emilia Romagna. El bicampeón del mundo de Fórmula 1 arrancaba quinto, pero terminó noveno y se quedó sin puntos lastrado por una mala salida.

Y por un mal ritmo, algo que él mismo reconoció después de la primera de los pruebas en las que se reparten puntos para el mundial.

"No teníamos ritmo. Estamos decepcionados. Salíamos quintos y hemos acabado novenos. Hemos ido hacia atrás", cuenta.

Pero mira hacia el domingo: "Hemos perdido unos dos o tres puntos pero la carrera es mañana. Intentaremos concentrarnos para ella".

En 'DAZN', además, pidió 'ayuda' al cielo: "Hay previsión de lluvia, a ver si lo podemos aprovechar".

"Hemos tenido condiciones cambiantes durante todo el fin de semana. Esto era una Q4 y nos hemos ido para atrás... pero veremos la carrera", sentenció.

Saldrá noveno para la carrera de Imola, y tiene por delante a pilotos como Valtteri Bottas y Kevin Magnussen, además de a los McLaren, que han ido hacia adelante desde Australia.

Tras él, gente como George Russell y Lewis Hamilton, en unos Mercedes que no están ni mucho menos en su mejor momento.