Hay que retrotraerse mucho, mucho tiempo para ver a un Fernando Alonso tan feliz. De hecho, esta temporada de la mano de Alpine se han visto muchas más sobras que luces, pero en su debut con Aston Martin todo ha cambiado.

En los test de Abu Dhabi en el circuito de Yas Marina, el bicampeón del mundo de Fórmula 1 ha sido el piloto que más vueltas ha completado, 97, marcando el tercer mejor tiempo de la mañana.

Tras bajarse de un monoplaza sin publicidad y ataviado con un mono completamente negro por compromisos de imagen, el asturiano no ha podido ocultar su felicidad con un coche que aún le queda mucho por cambiar.

"Estoy felizmente sorprendido con todo. Pero el coche de este año tampoco está cerca de lo que llevaremos el año que viene, no es para ganar confianza porque vaya a ser una continuación el año que viene", ha señalado en declaraciones a 'As'.

De hecho, ha señalado que el ritmo es similar al del Alpine: "Tuvieron un buen fin de semana aquí, Sebastian (Vettel) clasificó delante de mí así que no creo que el Aston Martin fuera muy diferente del Alpine en el gran premio. Y aquí sentí lo mismo, un coche muy competitivo. Los dos Aston Martin terminaron en los puntos el domingo así que es un buen coche en cualquier caso".

Tal ha sido su efusividad que ha afirmado que es optimista "por encima del 100%": "Ahora soy mucho más optimista. Cuando firmé por Aston Martin estaba contento al 90%. Cuando empezaron a mejorar y terminaron la temporada bien, estaba al contento al 100%. Ahora, después del test, estoy por encima del 100%".

"Tengo la misma ilusión de siempre, o quizás más, porque sé que es un proyecto nuevo, quizás el último de mi carrera, y que tiene una inversión muy grande. Es una marca histórica, y es como cuando entré en el proyecto de Ferrari, sabes que es una marca icónica en el mundo del motor, y ahora es Aston Martin. Así que todos estos proyectos tienen un plus añadido, el día ha ido bien y estoy muy contento", ha explicado.

"Estoy muy feliz, no puedo pasarme de confianza porque todo cambiará en el coche del año que viene, pero las sensaciones hoy en el garaje con la gente, el potencial del equipo, el talento que veo en la sala de ingenieros... es impresionante. Estoy muy, muy contento ahora mismo", ha añadido.

"Nada me sorprendió especialmente, el coche se comporta bien. Teníamos preocupaciones por las sensaciones de la dirección y la dirección asistida, en Alpine tuve que hacer muchos ajustes pero es una buena sorpresa que estoy cómodo con el sistema de Aston Martin", ha zanjado.