Si parecía que correr la IndyCar para Fernando Alonso iba a ser todo un reto después de que Honda le vetase la mitad de equipos de parrilla, él no pierde la esperanza.

El asturiano ha compartido en su twitter un publicación en la que recuerda que quedan tan solo 100 días para las 500 Millas de Indianápolis. Algo que claramente indica que en su cabeza continúa con la idea de correrla.

Sin embargo, hasta ahora no tiene un asiento para poder participar, ya que de los 16 equipos que hay, ocho llevan motor Honda, lo que supone que no puede correr con ellos. Aunque igual, después de arrepentirse por su comentario del motor de la marca nipona como "un motor de GP2", en la fabrica se lo piensan de nuevo y levantan el veto.

Por el momento sigue sin equipo, y la opción más factible sería correr con McLaren, aunque después del fracaso del año pasado, puede que no esté muy por la labor.