Fernando Alonso y Alpine han mostrado una gran competitividad durante todo el fin de semana y, sin embargo, los resultados no han sido los esperados.

El sábado, el asturiano demostró que tenía ritmo para estar entre las primeras posiciones, pero un fallo en su monoplaza impidió que terminara la clasificación y que hoy saliera décimo, teniendo así un largo trabajo por delante para remontar posiciones.

"Teníamos la velocidad y el potencial para obtener un resultado mucho mejor con ambos coches hoy, pero el fin de semana de carrera no se ha desarrollado en nuestra dirección. Estamos decepcionados con el resultado de hoy, sin embargo, es una buena señal que no estemos satisfechos ya que subraya lo mucho que hemos progresado como equipo", ha afirmado el CEO de Alpine Laurent Rossi.

Ocon ha terminado y Alonso ha sido último tras encontrarse dos coches de seguridad que le han complicado la estrategia que tenían planeada. "El 'safety car' ha sido especialmente desafortunado para Fernando. Estaba gestionando una estrategia inversa silenciosa, pero efectiva", ha añadido sobre el asturiano.

El asturiano también ha terminado muy decepcionado con la jornada de hoy, así lo ha expresado para 'Dazn':"La verdad es que te quedas sin palabras porque estábamos haciendo una buena carrera otra vez. Nuestra predicción era entre el sexto y el séptimo".

Alpine ha demostrado un gran rendimiento, aunque les falta fiabilidad, especialmente con el monoplaza de Alonso, algo que parece ser clave en esta temporada. A pesar de ello, el equipo está satisfecho con las sensaciones.

"En general, hemos demostrado que somos competitivos y seguiremos construyendo sobre la buena base que tenemos, traeremos algunas mejoras a las próximas carreras para permitirnos luchar más arriba", ha expresado Rossi para cerrar.