Otra vez la mala suerte se cebó con Fernando Alonso. Otra vez, otro problema mecánico en el Alpine del asturiano le dejó sin el que podía haber sido un más que jugoso botín en Austria. En el sprint no tomó ni la salida porque el coche no arrancó, y eso hará que salga 19º en la carrera del Red Bull Ring. Mientras, Esteban Ocon terminó sexto.

El bicampeón del mundo, afónico, explicó en 'DAZN' qué es lo que había sucedido con su monoplaza para tener que poner rumbo al garaje sin que se hubiese apagado el semáforo.

"La verdad es que no arrancó el coche. Me quedé sin batería o algo. Estaba todo apagado", cuenta Alonso.

Y sigue: "Intentamos arrancar con una batería externa, pero nada de nada".

"Otra vez con un problema en mi coche. Otro fin de semana competitivo en el que nos iremos con un cero en esta parte del garaje", afirma rotundo Fernando.

Alonso, eso sí, saca pecho por cómo está pilotando: "Me siento bien, rápido. No hemos tenido suerte. Es uno de mis mejores años a nivel de competitividad".

Para terminar, ojo con lo que dijo: "Hemos perdido 50 ó 60 puntos en lo que va de año".