El circuito de Zandvoort ya ha demostrado que va a ser un reto que todos los coches se mantengan en pista. El trazado es nuevo para todos los pilotos, lo cual supone un desafío suficiente para ellos, y a eso se le añade que la anchura del recorrido sea tan estrecha.

Hay zonas en las que son inferiores a los 10 metros de amplitud, lo que supone un máximo de dos coches emparejados en pista. Por ello, cualquier movimiento en falso puede acabar en salida de pista, especialmente si los pilotos no se dejan espacio, como ha hecho Esteban Ocon con Lando Norris en los Libres 1 del GP de los Países Bajos.

A falta de pocos segundos para el término de la prueba de entrenamientos, ambos pilotos se preparaban para abordar su último intento de vuelta lanzada, con el francés colocado por delante del británico justo antes de comenzar la vuelta.

 

En ese momento, el piloto de McLaren quiso adelantar al de Alpine para no tener tráfico en la vuelta, a lo que Ocon respondió con un intento de bloqueo sobre Norris, quien tuvo que evitar chocar con el otro monoplaza saliéndose de la pista y pisando hierba.

La acción parece deliberada y la FIA está estudiando una posible sanción de posiciones en parrilla por forzar la excursión por el exterior de la pista de Norris, la cual no será la última que se vea este fin de semana en un GP que castigará severamente el mínimo error.