Una semana después de la descalificación de Lewis Hamilton de la clasificación del GP de Brasil, en Mercedes han detectado e informado del problema que provocó que el alerón trasero del inglés, heptacampeón del mundo de Fórmula 1, no pudiera pasar la prueba de los 85 milímetros. Fue, según dice Toto Wolff, por "dos tornillos".

"Hemos recuperado su alerón y como pensábamos estaba roto. Se rompió en clasificación, y por eso no superamos la prueba en el lado derecho", cuenta el jefe de la escudería alemana.

Wolff le manda un recadito a la FIA: "No se nos permitió ni inspeccionarla ni argumentar que estaba rota. Pasamos la prueba por la izquierda y por el centro, pero no por la derecha".

"Se soltaron dos tornillos, por eso era irregular. Pudo incluso perjudicarnos en la vuelta, pero esto es lo que hay. Se informó a los comisarios, pero...", sigue Wolff.

El jefe de Mercedes echa de menos los viejos tiempos: "Antes podías arreglar cosas rotas en parque cerrado, pero hemos pasado página y el GP de Brasil ya se acabó".

"Pudimos haber hecho algo más, me habría gustado que Hamilton lograra puntos en el sprint. Pero eso es el pasado. Creo que algunas normas se han restablecido", afirma Wolff.

El caso del alerón trasero de Hamilton fue de lo que más se habló durante parte del fin de semana de Interlagos. Primero por la ya mencionada descalificación de Lewis, luego por la multa de 50.000 euros a Verstappen... y ya finalmente por el mal rollo que hay y que ya es más que evidente entre Mercedes y Red Bull.

Eso aumentó con el incidente entre Hamilton y Verstappen en la curva 48 de Brasil, que finalmente acabó sin sanción para Max.

Te puede interesar

El desafío de Lewis Hamilton a Max Verstappen: "¿Preparado para otro rueda a rueda?"

La felicidad de Fernando Alonso en el circuito de Losail: "Me encanta el diseño y las curvas"