La Fórmula 1 vuelve al Red Bull Ring este fin de semana. El Gran Premio de Austria acogerá la novena carrera del campeonato, de nuevo en el trazado de Spielberg. Los equipos ya saben que será una carrera no muy diferente al pasado Gran Premio de Estiria. Sin embargo, hay dos factores que cambian respecto al domingo anterior y que pueden ser determinantes.

Por un lado está la diferencia en la elección de neumáticos. Mientras que en Estiria se optó por las gomas C2, C3 y C4, para la próxima carrera, Pirelli optará por la utilización de gomas más blandas con las gamas C3, C4 y C5.

De esta forma las escuderías se verá obligadas a pensar en una estrategia de dos paradas. La temperatura será inferior a la de los 30º de Estiria, los cuales propiciaron un severo desgaste en los neumáticos. Está previsto que la temperatura para el domingo no supere los 18º, por lo que la degradación en los neumáticos será diferente a la del fin de semana pasado.

Otra novedad importante será la asistencia de 100.000 aficionados al Red Bull Ring. Se espera que la novena cita de la temporada acoja a seguidores de Red Bull y de Max Verstappen, que corren en casa, lo que supondrá un plus de motivación para el momentáneo líder del Mundial, que tratará de repetir la victoria de Estiria.

Será la primera vez desde 2019 que un circuito de Fórmula 1 presente las gradas llenas. Los buenos datos de Austria con respecto a la pandemia permitirán que se complete el aforo del Red Bull Ring. La incidencia acumulada del país austriaco es de 18 casos por 100.000 habitantes.