Charles Leclerc vuelve a salir desde la pole, algo que no conseguía desde Azerbaiyán. Un gran resultado para el monegasco que se logró gracias un gran trabajo en equipo entre él y Carlos Sainz.

El español ha cambiado su unidad de potencia y tendrá que salir desde el fondo de la parrilla. Así pues, su objetivo durante la clasificación era llegar a la Q3 para poder dar rebufo a Leclerc y que este lograra la pole para Ferrari.

La acción se produjo en el segundo sector, una zona en la que los Red Bull tienen mayor ventaja gracias a su velocidad punta.

"Nunca es tan obvio hacer ese tipo de planes tan bien, porque es muy complejo en términos de tiempos y espacios entre los coches. Los dos lo han hecho bien. Bravo por Charles por conseguir la pole, porque aquí estábamos bastante lejos de Max, y bravo por Carlos, porque ha estado muy fuerte en la Q1 y en la Q2, pero también por su trabajo en la Q3, esta es una pole de equipo", explicó Laurent Mekies, uno de los directores de Ferrari, para 'Sky Spots F1 Italia'

Necesitaron dos intentos para poder hacer que el rebufo fuera efectivo. Los dos pilotos de Ferrari no lo habían ensayado antes, por lo que, la primera vez que lo realizaron, Leclerc no pudo conseguir más que una diferencia de ocho milésimas con Verstappen. Sin embargo, ya sabían cómo hacerlo y, en el último envite, lo hicieron a la perfección.

"Habíamos planeado hacerlo antes de la chicane, pero Carlos y Charles dijeron que querían hacerlo después, aunque era mucho más arriesgado. Así que cogimos un poco de rebufo antes de la chicane y después, que era mucho más arriesgado. Fue su idea, así que ¡bien por ellos!", añadió.

Un gran resultado para Ferrari que tendrá que luchar para poder mantenerlo en carrera. Y es que, Red Bull ha sido algo superior en Francia y, con Sainz al fondo de la parrilla, Leclerc estará solo ante Verstappen y Pérez.