No fue una jornada tranquila para Max Verstappen en Portimao, ni en los Libres 1 ni en los Libres 2. Pero el neerlandés se lo tomó con humor, relajado sabiendo que lo de verdad llegará el sábado en la clasificación y el domingo en la carrera.

Verstappen sufrió mucho con los neumáticos, sobre todo en los primeros entrenamientos, donde se quejó por la continua vibración que sufría su Red Bull en las cuestas de Portimao.

Se quejó por radio a su equipo... pero lo hizo de una manera divertida. "Ay, ay ay... estos neumáticos vibran demasiado...", comenzó diciendo Max. "No puedo ver por tanta vibración", se quejó. Y tras la respuesta de su equipo llegó el comentario en broma. "Tendré que visitar el dentista después del fin de semana", bromeó el neerlandés.

 

Pérez, de nuevo lejos

Lo cierto es que el Red Bull no se ha comportado como se esperaba en la primera jornada. Verstappen sí estuvo con los mejores, pero de nuevo Sergio Pérez asomó lejos. Demasiado lejos. A algo más de siete décimas de la carrera.

Y en Red Bull ya le han avisado en varias ocasiones. Helmut Marko, de hecho, aseguró que su objetivo este fin de semana es que sus dos pilotos llegaran al podio. Mucho tendrá que mejorar el mexicano el sábado para estar en la pelea.

Porque en el equipo de las bebidas energéticas no solo aspiran al campeonato de pilotos con Verstappen, también quieren el de constructores. Y para ello, claro, necesitarán que Pérez mejore.