El circuito de Monza es conocido por su altas velocidades medias y por ser uno de los que más castiga los motores de los automóviles que compiten. Mercedes es la escudería que mejores motores híbridos ha fabricado en la última década para dominar en la Fórmula 1, pero puede que haya un pequeño fallo en el que llevan ahora que les puede perjudicar a la larga, por lo que sopesan cambiarlo para la siguiente carrera.

Eso ha dejado entrever el director del equipo alemán, Toto Wolff, en una conversación con un grupo de periodistas que acudieron a una gala en el Salón del Automóvil de Múnich.

Según las informaciones de dichos periodistas, Toto habría confesado que "hay un componente crítico que falla" en ocasiones, como lo hizo el pasado viernes en los segundos entrenamientos libres del GP de los Países Bajos, forzando la retirada de Lewis Hamilton en esa sesión libre. "Bueno, tenemos que poner otro en Italia esta semana", en palabras de Wolff.

La escudería no desmiente dichas informaciones aunque no las ha hecho oficiales tampoco, ya que un cambio de unidad de potencia podría costar varias posiciones de sanción en parrilla y la posibilidad de dejar en bandeja la victoria de Max Verstappen.

Sin embargo, puede que, de darse una situación adversa, como sería otra rotura u otra sanción de posiciones por cualquier otro incidente durante el fin de semana, se lleve a cabo el cambio para minimizar daños en otra carrera.

 

Es más, este Gran Premio de Italia tiene una peculiaridad, y es que habrá de nuevo clasificación al sprint. Una carrera más corta en la que poder remontar posiciones y en la que Verstappen como máximo podría sumar tres puntos más que Hamilton de no quedar en zona de podio.

Así, de salir algo más retrasados, los hombres de Mercedes tendrían la opción de colocarse mejor para la salida de la carrera del domingo, en la que, por las características del W12 entre las que destaca la velocidad en recta, son superiores al resto de coches de la parrilla.

Además, con este hipotético intercambio los Mercedes se pondrían en la misma situación que el neerlandés de Red Bull, quien ahora mismo está en desventaja por haber utilizado un motor más que las flechas plateadas: el que tuvo que usar forzosamente como consecuencia del accidente de Silverstone en el que no se pudo salvar ningún elemento del monoplaza.

Solo quedan 9 carreras y difícilmente el motor Honda de Verstappen podrá aguantar sin tener problemas o bajadas de rendimiento. Por tanto, Mercedes está jugando sus cartas para salir victorioso una vez más.