No sorprende a nadie que el director de equipo de Mercedes iba a defender a Lewis Hamilton y el de Red Bull a Max Verstappen por el accidente en la primera variante del circuito de Monza en la que ambos acabaron en la graba.

Eso es lo que han hecho Toto Wolff y Christian Horner ejerciendo de abogados de sus 'clientes' siguiendo la vorágine de acusaciones entre corredores y equipos en la lucha encarnizada por el mundial de pilotos y constructores.

"Max tuvo un momento en el que tenía suficiente espacio por el exterior, Lewis le dio suficiente espacio en la primera curva. Nuestra opinión es que Lewis le cerró demasiado en la siguiente curva. Creo que Max se había ganado que le diera más espacio", comenta Horner a 'Sky Sports'.

 

No obstante, Horner le quita hierro al asunto y se pone en un modo neutral: "Puedes debatir que Max debería haber aflojado, puedes argumentar que Max debería haber dado más espacio. Es difícil señalar al culpable. Considero que es un incidente de carrera".

Wolff, desde su punto de vista, no cree que Hamilton haya tenido culpa en el caso. "Si lo comparas con lo que hizo Lewis en la curva 4 en la primera vuelta, no había espacio que quedara libre y fue empujado fuera de la pista", asegura, usando el mismo argumento que el piloto británico, aunque Toto considera que hay algo de estrategia en lo sucedido.

 

"Es algo que ya hemos visto en el pasado. Pero yo diría que fue lo que en el fútbol llaman una 'falta táctica'", dice Wolff, acusando a Verstappen de ser el menos perjudicado al quedar los dos fuera, ya que mantiene así el liderato: "Probablemente sabía que si Lewis se quedaba por delante, posiblemente ganaría la carrera".

Sin embargo, Max fue sancionado y tendrá que cumplir una penalización de 3 puestos en parrilla para el siguiente GP de Rusia. Por lo tanto, sale peor parado el neerlandés, aparentemente, en un juicio que solo sirve para defender el honor de ambos equipos y de los dos que están en disputa: Hamilton y Verstappen.