A Daniel Ricciardo se le complica seguir en la Fórmula 1 en 2023. Después del anuncio del fin de su relación con McLaren a causa de sus pobres resultados, el australiano tiene pocas opciones para seguir la próxima temporada. Es por ello que podría ser piloto de reserva de Mercedes en el año 2023, quedándose así a la espera de tener un asiento libre para 2024.

Así ha informado de ello Joe Saward, que también habla de que los últimos contactos con uno de los equipos en los que podría recaer, Haas, fueron hace casi dos meses. Y es que además en la escudería americana el nombre que más fuerza suena para ser compañero de Kevin Magnussen la próxima temporada es el de Antonio Giovinazzi, en sustitución de Mick Schumacher.

Las otras opciones que tiene Ricciardo son la de Alpine, aunque los nombres de Pierre Gasly y el propio Mick suenan con más fuerza que el del australiano.

Si finalmente fuera Gasly el que fichara por los franceses, su hueco en AlphaTauri lo ocuparía el joven Colton Herta, y Mick podría acabar en Williams si finalmente la escudería británica no renueva a Nicholas Latifi.

Todo esto dejaría a Daniel Ricciardo sin posibilidad de sentarse en un Fórmula 1 la próxima temporada, por lo que no le quedaría otra que ser piloto de reserva y esperar.

Esteban Ocon vivió algo así en 2019. Al finalizar la temporada 2018, el francés se quedó sin hueco tras acabar su relación con Racing Point y en 2019 fue piloto de reserva de Mercedes, teniendo que esperar un año para finalmente en 2020 ser piloto de Renault.