Honda ha hecho oficial el acuerdo con Red Bull, que permite a la marca de bebidas energéticas y Alpha Tauri seguir utilizando sus motores una vez la compañía nipona se marche de la Fórmula 1.

Con la congelación de motores a partir de 2022 y hasta 2025, el equipo de Cristian Horner se asegura un motor fiable para las próximas temporadas que le permita seguir compitiendo con Mercedes por el mundial y en una relativa igualdad de condiciones.

"A Honda le complace que, tras nuestra decisión de dejar la Fórmula 1 a finales de 2021, hayamos podido llegar a un acuerdo para que los dos equipos propiedad de Red Bull utilicen nuestra tecnología F1 PU en la F1 después de 2021", comunica la fabricante japonesa en su cuenta de Twitter.

 

El acuerdo llega con matices, ya que Honda ha anunciado la cesión de sus propulsores así como su tecnología en régimen de alquiler. Así, los derechos de propiedad intelectual y de desarrollo de los motores siguen en manos de Honda. Por lo que el trato es un préstamo de motor y no una no concesión total.

Red Bull -Audi : ¿socios en Fórmula 1 a partir de 2025?

En los últimos días se ha rumoreado una futura colaboración de la empresa alemana Audi con la marca de bebidas energéticas en 2025. Según la revista germana 'Auto Motor und Sport' la negociación entre Honda y la escudería con sede en Milton Keynes sobre la cesión de motores llegó a peligrar por este motivo. Por ello, según el citado medio, Honda ha querido imponer los derechos de propiedad intelectual en el desarrollo de sus motores, ante una posible revelación de información de su tecnología a Audi por parte de Red Bull.

"Las negociaciones inicialmente no fueron muy bien. Según nuestra información, Honda quería asegurarse de que los datos y los detalles del diseño no se transmitieran a terceros o futuros socios de motores. Aparentemente, se corrió la voz hasta Tokio de que Audi está interesado en entrar en el Mundial de Fórmula 1 a partir de 2025 a través de una colaboración junto a Red Bull", dice el medio alemán.

Así, Honda ha querido guardarse un 'as' en la manga y ha firmado el acuerdo de cesión de motor con Red Bull con la condición de que la propiedad intelectual siguiera en manos de la fabricante japonesa.