La guerra por los alerones en este Mundial de Fórmula 1 sigue su curso. Tras las quejas de McLaren, ahora es Red Bull quien avisa de forma clara a Mercedes de que es mejor no decir nada. Ha sido Christian Horner, quien en 'Sky Sports' ha sido tajante sobre este tema.

"Si yo fuese Toto Wolff mantendría mi boca cerrada", afirma uno de los grandes nombres de la marca de las bebidas energéticas.

Y es que Red Bull tiene claro qué va a hacer en caso de que Mercedes diga algo de su coche: "Hay mucho ruido con eso de los alerones traseros. La nuestra cumple con las normas y si superó el test, es legal. Yo me habría callado de ser ellos, con el alerón delantero de su coche..."

"Y su alerón trasero parece un poco peor que el nuestro. Se ha hablado mucho sobre este tema y hay que hacer revisiones", analiza.

Horner, además, dice que hay que "tener cuidado con lo que deseas". "No se puede mirar a una sola parte del coche y pensar que las reglas se aplican solo ahí", dice.

"Todos los coches tienen algo de flexibilidad. El peso que hay sobre estos alerones hace imposible que todo se mantenga rígido cuando aplicas toda esa carga aerodinámica", cuenta.

Así pues, el lío sigue y Azerbaiyán puede ser el punto clave en esta tensión entre los dos equipos que este año se están jugando el Mundial de Fórmula 1.

Te puede interesar

Fernando Alonso se resigna a estar lejos de la cabeza: "Es un deporte diferente"

Rosberg recula con Fernando Alonso: "Michael Schumacher hizo una pole con 42 años..."

Carlos Sainz, en busca "de dos o tres décimas" para dar el salto definitivo