Sergio 'Checo' Pérez ha sorprendido a todos a su llegada al paddock de Silverstone durante la previa del Gran Premio de Gran Bretaña con un increíble Honda NSX de primera generación.

"Llegando con estilo", reza la publicación de la marca nipona, que fue asesorada en la década de los 90 por Ayrton Senna para el desarrollo y mejora del vehículo en su primera versión.

 

El legendario piloto brasileño se subió al coche en el trazado de Suzuka, apuntando tras la prueba a una falta de rigidez en el chasis. "Es demasiado frágil", señaló. Ya en Nurburgring, Senna le dio el visto bueno al Honda NSX.

Con 275 caballos de potencia y capacidad para girar a 8.000 revoluciones por minuto, el biplaza de Checo Pérez es una auténtica reliquia.