Charles Leclerc lo hizo todo bien en el GP de Turquía... menos rematar la faena. El monegasco, con un Ferrari que es lo que es, salió 12º tras un par de sanciones y de ahí avanzó hasta la cuarta plaza, pero bien pudo terminar segundo de no ser por un error en la penúltima curva.

Ahí, en plena lucha con Sergio Pérez, se equivocó. Las prisas, por la cercanía del final de la carrera en el Istanbul Park, le hicieron irse largo perdiendo la opción no solo con Pérez sino también con un Vettel que volvió al podio más de un año después.

El espectáculo de Leclerc no se quedó solo en una carrera en la que adelantó a Albon, Vettel, Stroll y demás, sino que continuó por la radio. Literalmente, se volvió loco.

"¿Que hice un buen trabajo? ¡No, hice un trabajo de mie***! ¡Y punto! ¡Hice un p*** trabajo de mie***!", dijo a su ingeniero.

 

Tal fue la situación que Mattia Binotto, jefe de Ferrari, tuvo que intervenir para calmar a su piloto. "Estate tranquilo, es un buen resultado. Está bien así".

Sin embargo, Leclerc siguió con un vocabulario no muy extenso: "Soy un gilipol***, un gilipol***, un gilipol***".

De nuevo, Binotto habló para pedir a Charles que se tranquilizara: "Basta ya Charles, vuelve a boxes".

"Sí, sí. Ya llegó a boxes. Sería aún más gilipol*** si me doy contra el muro tras la bandera a cuadros. Enhorabuena a Seb, no fue un buen año para él. Ha hecho un gran trabajo y espero que lo disfrute. Estoy muy cabreado conmigo mismo", terminó Leclerc.

El GP de Turquía sirvió para que Lewis Hamilton sumara su séptimo título del mundo, igualando así a Michael Schumacher en Mundiales de Fórmula 1.

Te puede interesar

Histórico Lewis Hamilton: iguala a Michael Schumacher tras ganar su séptimo Mundial de F1

Lágrimas de heptacampeón: Lewis Hamilton rompe a llorar tras igualar a Schumacher en Mundiales

Fernando Alonso tenía razón: Giovinazzi y Russell, contra el muro... ¡en la vuelta de reconocimiento en Turquía!