Carlos Sainz ha encontrado su casa en Ferrari. Tras estrenarse en Fórmula 1 de la mano de Toro Rosso, curtirse en Renault y afianzarse como uno de los pilotos más rápidos de la parrilla en McLaren (venció a Lando Norris vestido de 'papaya'), el madrileño recibió su premio en forma de oferta de la 'Scuderia' para suplir al tetracampeón Sebastian Vettel.

Con un contrato inicial hasta final de 2022, el madrileño venció a su compañero, Charles Leclerc, en su primera temporada vestido de rojo, siendo la principal baza de los de Maranello para terminar terceros en el Mundial de Constructores.

Esta temporada, de la mano de un renovado F1-75 con la nueva normativa, Ferrari cuenta con el monoplaza más potente de la parrilla y el monegasco parece haberse adaptado mucho mejor a su conducción que Carlos.

A pesar de ello, Sainz marcha tercero en el Mundial con 33 puntos, a 38 unidades de Leclerc. Ni la plata ni el bronce contentan al '55', al que no se le ha visto excesivamente feliz en sus podios de 2022.

La posibilidad de una renovación de un año más otro opcional inquietaba al ex de McLaren, que ha visto renovada la confianza depositada en él con un contrato de dos temporadas.

"Estoy muy feliz de haber renovado mi contrato con Ferrari. Siempre he dicho que no hay mejor equipo en la Fórmula 1 para correr y después de más de un año con ellos, puedo confirmar que ponerme este traje de carreras y representar a este equipo es único e incomparable", ha señalado en el anuncio.

"Me siento fortalecido por esta renovada muestra de confianza en mí y ahora no veo la hora de subirme al coche, dar lo mejor de mí por Ferrari y darles a sus 'tifosi' muchos motivos de alegría. El 'F1-75' está demostrando ser un coche líder, lo que puede permitirme perseguir mis objetivos en la pista, comenzando con mi primera victoria en la Fórmula 1", ha concluido.

Mattia Binotto, por su parte, ha destacado su labor desde que aterrizó en Maranello: "Ha demostrado tener el talento que esperábamos de él, brindando resultados impresionantes y aprovechando al máximo todas las oportunidades. Fuera del coche, es un gran trabajador con ojo para el más mínimo detalle, lo que ha ayudado a todo el grupo a mejorar y progresar. Juntos, podemos apuntar a objetivos ambiciosos y estoy seguro de que, junto con Charles, puede jugará un papel importante en alimentar la leyenda de Ferrari y escribirá nuevos capítulos en la historia de nuestro equipo".

Con un contrato igual que el de Leclerc en términos de duración, Ferrari le ha demostrado a Carlos Sainz la confianza que tienen depositada en él, y no como escudero del monegasco, sino con igualdad de opciones a la hora de luchar por el Mundial. En Imola, como en las tres primeras citas del calendario de F1, así será.