Tras una salida magistral, y aprovechando la pugna entre Lando Norris y Lance Stroll en el inicio de la carrera de Silverstone, Carlos Sainz se aupó a la quinta posición desde la séptima en apenas siete curvas.

Una vez completada la vuelta inicial, la carrera comenzó a torcerse. Se sucedieron dos 'safety cars' debido a sendos accidentes de Kevin Magnussen y Danill Kvyat, que se unieron en el abandono a Nico Hulkenberg, que no pudo ni iniciar el Gran Premio debido a un problema en su monoplaza.

Con el paso del ecuador de la carrera, las posiciones poco a poco se fueron marcando y Charles Leclerc cogía distancia sobre Carlos Sainz, que tuvo que pasar a Grosjean tras el cambio de neumáticos.

 

Cuando parecía que la carrera estaba vista para sentencia, a dos vueltas de la bandera a cuadros, Bottas sufrió un pinchazo y tuvo que pasar por boxes a causa del desgaste de sus neumáticos duros. Pocos instantes después, le sucedía lo mismo a Sainz y a Hamilton.

"De momento, no nos está sonriendo la suerte en esta primera mitad de temporada. Hasta el pinchazo se estaba haciendo una gran carrera. Al final, empecé a atacar para defenderme de Ricciardo, y de una vuelta a otra la rueda ha dicho basta", ha señalado Sainz tras la carrera en 'Movistar'.

"Estaba claro que la rueda estaba al límite, ha sido una lotería para ver qué coches llegaban al final, y me ha tocado a mi", añadió.

Finalmente, el británico pasó por línea de meta a tres ruedas, mientras que el piloto madrileño tuvo que cambiar ruedas y se quedó fuera de los puntos, al igual que Valtteri Bottas.