Después de terminar la primera jornada de los test de pretemporada, tanto pilotos como equipos comienzan a sacar conclusiones, a pesar de que con tan solo un día y con los coches incompletos, no pueden hacer demasiadas predicciones.

La mañana empezaba con Carlos Sainz como el cuarto más rápido y con Valteri Bottas liderando los tiempos, aunque Lewis Hamilton no ha tardado en imponer su mandato. Finalmente estos han sido los resultados:

 

Sainz ha querido ser optimista con las primeras impresiones aunque siempre sin precipitarse, porque esto no ha hecho más que empezar.

"Todavía es pronto para sacar el máximo del coche, todavía lo estamos poniendo a punto. De todos modos, el coche sí que se nota que es un pasito mejor que el del año pasado, no tanto en curva lenta, quizá en curva media, pero todavía tenemos muchas cosas por traer al circuito, a la primera carrera, que seguro que ayudarán en curva lenta y demás", ha explicado tras acabar la jornada, una jornada en la que ha llegado a dar 161 vueltas.

Con un sexto tiempo solo espera ir mejorando en aquello que ha cambiado en el monoplaza y a lo que todavía tiene que hacerse: "Las condiciones eran muy diferentes al Gran Premio. Había mucha más adherencia y la pista estaba más rápida. No ha habido viento. Eran las condiciones ideales, así que el coche es muy diferente a lo que era el año pasado. Se nota que el coche tiene cosas diferentes a las de 2019, cosas que vamos aprendiendo y de las que vamos sacando conclusiones. Todavía nos quedan cinco días para seguir haciéndolo".

También es cierto que no solo McLaren ha ido mejor de lo esperado, casi todas las escuderías han mostrado unos primeros kilómetros mucho más alentadores que en las temporadas pasadas, y eso Sainz también lo sabe: "El coche se siente genial. Somos mucho más rápidos que el año pasado a estas alturas. Todo se nota mucho mejor, pero he visto los tiempos de los demás y también lo son. La pregunta es dónde estaremos. Las sensaciones son positivas, sobre todo por hacer tantos kilómetros en el primer día. El trabajo del invierno da sus frutos y estoy muy contento. Apretaremos poco a poco".

McLaren y Carlos se enfrentan a un año complicado, ya que superar lo de la temporada pasada va a ser difícil. Sin embargo, tanto él como en la escudería no les preocupa, ni siquiera es su objetivo, ellos continúan centrados en seguir mejorando el monoplaza para estar cada vez más cerca de los equipos grandes.

"Mejorar la posición del año pasado, mejorar el sexto en el Mundial de Pilotos y el cuarto en el de Constructores, es difícil y casi imposible. Pero mejorar las prestaciones del coche y estar más cerca de los equipos grandes, eso sí que es posible. Debe ser nuestro objetivo", ha zanjado el español.