Fuera de cámaras, relajados y montados en un espectacular Ferrari Roma. Así ha sido la charla entre Charles Leclerc y Carlos Sainz poscarrera que ha publicado Ferrari en sus redes sociales. Monegasco y español compartían impresiones tras un buen fin de semana en el que consiguieron ir de más a menos en el Red Bull Ring.

"Ha sido un día decente en la oficina…", comenzaba Sainz. "Para mí estuvo bien desde la primera vuelta en adelante, y luego nuestro ritmo fue realmente fuerte" afirma Leclerc. "Para mí fue más en la vuelta 28, todo el mundo entró en boxes y de repente, colega, con aire limpio, volábamos. Íbamos volando", refrendaba el madrileño. Leclerc dio su visión de una carrera en la que acabó en séptima posición tras un inicio de carrera accidentado con Gasly.

"Acabo de echar un vistazo al ritmo (de carrera), y es tan magnífico de ver…. Creo que no miré los retrovisores en toda la carrera, era solo atacar, adelantar, atacar, adelantar…" , decía Leclerc, mientras que Sainz se alegraba por la buena sintonía del SF21 en su conjunto.

 

"Para mí fue una cuestión de gestionar el ritmo. Y cuando me quedé en aire limpio el coche podía respirar, el neumático podía respirar... Era magnífico tirar a fondo, el neumático aguantaba, el coche se mantenía…", contestaba Sainz a su compañero de equipo. Ambos compartían la misma sensación de buen rendimiento.

"Éramos los más rápidos de la mitad de parrilla hoy" decía Sainz. "Seguro, por un gran margen", contestaba Leclerc. "En un momento determinado estábamos cerca de los líderes con el ritmo, incluso me pude desdoblar".

"¿Lo hiciste?", le preguntaba Charles. "Sí, Leclerc: es bueno ver una carrera con un ritmo tan bueno", contestaba el '55', quien reconoce que las sensaciones de la Fórmula 1 cambian de un Gran Premio a otro.

"Los dos nos fuimos para atrás la semana pasada y en una semana hemos pasado de irnos para atrás y mirar siempre por los retrovisores a ir hacia delante, solo hacia delante. La Fórmula 1 es extraña, tienes un mal fin de semana, obviamente hicimos los deberes, pero una semana más tarde es completamente lo opuesto", explicaba el ex de McLaren.

"Sí, lo es" repetía el monegasco. "Es lo que mola de este deporte, que todo cambia super rápidamente en muy poco tiempo", concluía el español.