Maranello es un lugar de ensueño para todo piloto de Fórmula 1. Ferrari, la escudería más laureada de la historia, aunque no se encuentra en su mejor momento, es la ilusión de cualquier integrante de la parrilla del 'Gran Circo'.

A su vez, para Mick Schumacher tiene un 'plus', y es que su padre, Michael, se coronó heptacampeón del mundo con la los del 'Cavallino rampante'. El hijo del 'Káiser' es cantera de la 'Scudería' y se espera que en un futuro pueda correr vestido de rojo.

Por el momento, Mick se estrenará en la categoría reina, tras coronarse campeón de Fórmula 2, de la mano de Haas, aunque desde Ferrari no le perderán la pista en ningún momento.

Sin prisa ni pausa. Con Leclerc con contrato hasta 2024 y Sainz hasta 2022, los italianos quieren esperar a ver el progreso de Schumacher en el 'Gran Circo'.

Mattia Binotto, director de la escudería, ha querido mostrarse paciente con el joven piloto: "Lo que espero en estos dos años que vienen es que gane experiencia en la F1, que demuestre que cada vez es más rápido y consistente. Lo que esperas de un piloto 'top' es que sea rápido tanto en clasificación como en carrera, que sea consistente para sumar puntos para el equipo. Espero que demuestre su velocidad en clasificación y en carrera, pero también en ritmo de carrera y que termine de forma consistente en una buena posición".

"Si me baso en lo que he visto en la F2 y la F3, creo que al principio será difícil, porque suele rendir mejor en su segundo año que en el primero. Mick aprende mucho durante el primer año y el inicio del segundo, y a partir de la segunda mitad del segundo año es muy fuerte. Pero espero que en su segunda temporada ya veamos progresos respecto a la primera", ha añadido.

De hecho, le ha puesto de ejemplo a Carlos Sainz para su ascenso en F1. El madrileño, tras arrancar en Toro Rosso, consumarse en Renault y brillar en McLaren, ha terminado recalando en Ferrari, y Mick debe aprender de su paciencia.

"Sainz es muy bueno en todo eso que he detallado, porque suele terminar mejor de lo que había empezado. Eso es lo que puedes esperar de un piloto y es lo que espero de Mick en estos dos años", ha zanjado Binotto.