Fernando Alonso no salió con buen sabor de boca del Principado. A pesar de hacer "lo que se pudo" con un Alpine A521 cuyos neumáticos suponían un hándicap, el asturiano se mostró se mostró satisfecho por lo logrado en un "fin de semana decepcionante".

Partiendo desde la 17º plaza (16º por el abandono de Leclerc) para acabar en 13º lugar, el bicampeón del mundo de Fórmula 1 completó una salida magistral que le permitió avanzar dos posiciones en un circuito en el que adelantar es casi un imposible.

Sacando toda su magia, el ovetense se quitó a Yuki Tsunoda y George Russell en apenas cuatro vueltas. En la subida al casino, el bicampeón del mundo controló el nerviosismo del monoplaza, que le dio un 'trallazo' cuando adelantaba a Russell que a otros pilotos le hubiera dejado fuera de la carrera.

 

Al final, el ovetense terminó fuera de los puntos, pero confiando en "recuperar prestaciones" en las próximas carreras. Azerbaiyán ya está en la mira.