A pesar de que solo advirtiesen formalmente al piloto de Ferrari, tanto Valtteri Bottas como Charles Leclerc tuvieron una actitud irresponsable tras el primer Gran Premio de la temporada.

Después de quedar primero y segundo en Spielberg, ambos pilotos viajaron a sus respectivos domicilios en Mónaco.

La organización del 'Gran Circo' solo ha sancionado al de la 'Scudería' debido a que Bottas, durante el viaje, solo se relacionó con su mujer y con mecánicos de Mercedes, también inmersos en esa 'burbuja' que hay en el paddock.

"Pregunté si estaba permitido hacerlo y la respuesta fue que sí. No hay diferencia mientras esté con las mismas personas en la misma burbuja, ya sea aquí o en mi casa en Mónaco", selañó el finlandés.

En contraposición, Leclerc sí estuvo con gente ajena a su círculo cercano en Austria, algo que contraviene el Código Disciplinario de la Fórmula 1 implantado para esta temporada anómala.

 

"Me hicieron el test dos veces antes de volver, en dos días, y dieron negativo", argumentó el monegasco.

En su regreso al Red Bull Ring y antes del comienzo de los libres del GP de Estiria, los pilotos se han tenido que someter a otras pruebas además de las obligatorias por la Fórmula 1 para todos los miembros de los equipos.