Carlos Sainz no se conforma con ser tercero en una clasificación. No se conforma con haber tenido la pole provisional, hasta la llegada de Charles Leclerc y de Max Verstappen en su segundo intento de Q3. Carlos Sainz, con un Ferrari que puede luchar por absolutamente todo, quiere ser el mejor. Y ojo, porque ha mandado un aviso después de la clasificación de Bahrein que deberían escuchar los candidatos al Mundial.

Porque el madrileño, a pesar de haber realizado una excelsa 'qualy', dice que todavía no tiene claras algunas cosas de su rojizo monoplaza.

"Todavía no comprendo del todo el coche. Pienso mucho a la hora de pilotarlo, y eso me distrae", afirma.

Le distrae para perder esa décima que le dejó sin pole: "Me faltó eso que logró Leclerc, pero estoy contento. Me ha costado adaptarme a este coche y estar en Q3 es una buena noticia... aunque ha sido una lástima".

"Charles ha estado siempre por delante. Se merece la pole. Durante todo el fin de semana he estado más de medio segundo tras él. haber podido pelear por la primera plaza son buenas noticias", cuenta.

Sale tercero Sainz en Bahrein, y eso le hace estar en clara posición para pelear por su primera victoria en Fórmula 1.

Por delante tiene a Leclerc, 'poleman' y compañero de equipo, y a Max Verstappen, actual campeón del mundo. Tras él, Sergio Pérez con el segundo Red Bull y Lewis Hamilton con un Mercedes que ha demostrado que el pesimismo estaba completamente fundado.