Todos los equipos de Fórmula 1 quieren tener un coche ganador. Sin embargo, cuando tienes a Fernando Alonso en tu equipo, tienes una presión añadida porque al bicampeón del mundo no le puedes dar un coche cualquiera.

Esa presión ya la está empezando a sentir Aston Martin, que desde que se anunciara el fichaje del asturiano desprende bastante optimismo, aunque reconoce que el proyecto es para el medio-largo plazo.

Por el momento, el equipo británico es penúltimo en el Mundial de Constructores con tan solo 20 puntos. Su mejor resultado ha sido un sexto puesto que logró Sebastian Vettel en el Gran Premio de Azerbaiyán.

Sin embargo, la enorme inversión de Lawrence Stroll con la construcción de una nueva fábrica con su propio simulador y túnel de viento, la duplicación del personal de la fábrica y los fichajes de los mejores ingenieros hacen que la ilusión sea muy elevada.

Todo esto, sumado al fichaje de Fernando Alonso, hacen que la presión por ganar también aumente. "Estoy de acuerdo con lo que dicen, pero puedo asegurar que no hay nadie presionándonos más que nosotros mismos por conseguir ganar. También estamos impacientes por ganar", comenta Mike Krack, responsable del equipo Aston Martin.

"Si podemos hacerlo mañana, no queremos esperar al final del programa. Desde ese punto de vista, la presión es natural y no crece por el ambiente exterior o porque tengamos más patrocinadores", añade.

A pesar de la mala situación ahora mismo en el equipo británico, el dueño del equipo ya comentó que el proyecto está en sus primeros pasos, por lo que es normal que los resultados aún no hayan llegado. Lawrence Stroll dijo que la falta de rendimiento ahora mismo es tan solo el comienzo de un viaje hacia lo más alto del 'Gran Circo'.

"Creo que, si no tuviéramos una marca y patrocinadores detrás, todos aplicaríamos la misma presión sobre nosotros mismos para alcanzar el éxito, porque para eso estamos aquí. Los grandes socios y otros factores no hacen una gran diferencia para las personas que están trabajando porque da igual el nombre que esté en el coche", comenta Krack para cerrar.