Ya avisó Fernando Alonso que tocaba ser agresivo en la salida. Que tocaba darlo todo y ya luego esperar y hacer 'un Hungría' o 'un Mónaco'. Y sí, eso fue justo lo que hizo en el GP de Países Bajos. Eso fue lo que hizo en Zandvoort. Eso fue lo que quiso, y lo que quiso y dijo le sirvió para ganar dos posiciones en menos de una vuelta.

Y vaya vuelta, porque no hubo 'safety car' de milagro viendo todos los riesgos que cogió en los primeros metros sobre la pista neerlandesa. Tenía por delante a Ocon y a Giovinazzi, y en nada ya los tenía detrás.

En la primera curva ya atacó a Ocon, con quien se tocó. Le mandó a la grava, cerrándole los huecos, y en la curva 3, la mítica curva 3, se fue por el exterior, por arriba, para salir por delante de su compañero de equipo.

A Giovinazzi se la hizo igual. Con el de Alfa Romeo más pendiente de los dos Ferrari, ni se dio cuenta de que llegaba Fernando tras él. Alonso le adelantó, y también se tocó con él.

Dos impactos se llevó su Alpine, que demostró ser duro y resistente. Otra cosa ya es que no le pasara factura, pues en los primeros compases de prueba el coche de Alonso era bastante más lento que el resto.

Fernando formó un buen tren, un segundo más lento que Carlos Sainz y con Esteban Ocon tras él diciendo que era extremadamente lento.

Te puede interesar

Fernando Alonso se 'enamora' de la curva 3 de Zandvoort: "Realmente me gustan este tipo de curvas"

Fernando Alonso: "¿Zandvoort? Es la FIA la que elige dónde corremos..."

Fernando Alonso habría rechazado una oferta de Aston Martin para 2022