Ferrari no tiene intención de quedarse quieta ante el posible avance de Red Bull. Los austríacos ya han avisado de que llevarán mejoras en Imola y en Miami, y con ellas creen que podrían cerrar el hueco que les separa de los italianos en este reciente Mundial de Fórmula 1.

Sin embargo, en Maranello no tienen intención de quedarse parados, tal y como ha avanzado Giuliano Duchessa en la web de Formu1a.uno. Están listos para responder.

Listos para poner a su motor más potencia. O, más bien, para poner en liza ya su segundo motor de los tres permitidos por el reglamento. Un motor que tendrá 10 caballos más de los que tiene esta unidad de potencia.

No lo podrán hacer antes, por la carrera al sprint que hay en Imola, y se espera que sea o bien en Miami o, seguramente, en Barcelona cuando introduzcan su segundo motor para Charles Leclerc y para Carlos Sainz.

Ferrari está comprobando la fiabilidad que tienen, observando lo mostrado en pretemporada y en las primeras carreras del Mundial. De momento, poco fallo ha habido.

El motor en cuestión que están usando Leclerc y Sainz se seguirá utilizando, mientras que el segundo estará destinado para sábados y domingos.

Mientras, el 'porpoising' sigue preocupando y mucho en Ferrari. Los italianos trabajan en una suspensión trasera para hacer que esto quede en un problema del pasado.

Sin embargo, para eso todavía queda, y no se espera hasta la segunda mitad de la temporada.