Las quejas por la resolución del GP de Bélgica han sido un clamor y hasta el presidente de la FIA, Jean Todt, ha tenido que rendirse a lo evidente: el reglamento necesita varias modificaciones en casos extremos como el que se vivió en el circuito de Spa-Francorchamps.

La Fórmula 1 y todos sus espectadores se vieron afectados por un día de lluvia incesante que no permitió a los monoplazas disputar una de las carreras más esperadas de la temporada a la vuelta de las vacaciones de verano.

Las predicciones meteorológicas eran malas desde un primer momento y fueron a peor a medida que avanzó el fin de semana. No se presentó "la ventana" de oportunidad que esperaban los expertos para poder correr, por lo que se tuvo que suspender la jornada del domingo, forzando a tomar decisiones no deseadas.

"Debido a la falta de visibilidad provocada por las salpicaduras de agua de los coches de F1, no pudimos competir en una carrera completa en condiciones de seguridad aceptables para los pilotos, los comisarios y también los valientes espectadores que esperaron pacientemente en la lluvia. Lo siento mucho por ellos", apunta Todt en su comunicado.

 

"Los Comisarios de la FIA actuaron sobre la base de las disposiciones del Código Deportivo Internacional vigente y lo aplicaron correctamente. Detuvieron la competición para tener más tiempo y, por lo tanto, más posibilidades de ofrecerles a los aficionados una carrera de F1", continúa.

Sin embargo, no fue posible dar dicho espectáculo, y muchos de los asistentes se sintieron engañados. En propias palabras del siete veces campeón del mundo Lewis Hamilton, la forma de suspender la carrera dando dos vueltas al circuito para después poder otorgar la mitad de los puntos sin ofrecer una carrera fue "una farsa".

Por ello, y por las múltiples quejas que ha habido en el entorno de la F1, se esperan cambios en la normativa para situaciones similares, especialmente con las puntuaciones que se obtendrán en esos casos.

"La FIA, los organizadores de Fórmula 1 y los equipos de F1 estarán observando de cerca el reglamento, para ver qué podemos aprender y mejorar para el futuro, después de lo que sucedió el pasado domingo. Así, un tema como el reparto de puntos en estas circunstancias se añadirá a la agenda de la próxima comisión de F1, prevista para el 5 de octubre", concluye.