Fernando Alonso está compitiendo a la altura de lo que se le exige. El bicampeón del mundo está teniendo una buena readaptación después de dos años alejado de la Fórmula 1. Una competición en la que de momento está transmitiendo buenas sensaciones a Alpine.

El español lleva cuatro carreras seguidas metiendo al coche en los puntos, dejando un gran nivel en pista. Su última hazaña fue en Austria, donde saliendo 14º logró cruzar la bandera a cuadros en décima posición tras una épica batalla con George Russell.

La escudería francesa está contenta con el trabajo realizado hasta ahora por Alonso. Marcin Budkowski, director ejecutivo de Alpine, ha ensalzado el buen rendimiento del asturiano en las jornadas de clasificación. El jefe de Alpine reconoce la buena labor del asturiano, que ha conseguido meter al A521 en el 'top 10' en seis de nueve carreras.

"Nunca estuvo lejos, ya en Baréin sacó todo lo que tenía el coche y lo metió en Q3. Pero necesitas construir el 'set-up', necesitas la confianza y necesitas rendir al cien por cien en una vuelta muy corta. Un piloto como Fernando, a pesar de su enorme experiencia, tenía que acostumbrarse a tratar las temperaturas de los neumáticos en situaciones de tráfico y otros detalles que tanto influyen en clasificación. Lleva tiempo, pero ya lo tiene", afirma el ingeniero polaco en unas declaraciones recogidas por 'As'.

Sin embargo al otro lado del 'box' la situación es más complicada. Esteban Ocon no está ofreciendo el mismo nivel que su compañero de equipo. En Austria fue decimotercero y en Estiria decimocuarto. A pesar de los malos resultados del galo, Budkoswki reconoce que Ocon continúa trabajando para acercarse a los buenos tiempos de Fernando.

"Es difícil. La zona media es muy competitiva, lo vemos todos los fines de semana y cada décima cuenta. Esteban fue dos décimas más lento que Fernando en la Q1 de Estiria, no es mucho, pero uno puede llegar a Q3 y el otro se queda en Q1. Trabajó mucho desde entonces, pasó la semana entre carreras con los ingenieros mirando diferencias entre el estilo de Fernando y el suyo. Y estuvo cerca", sostiene Budkowski.