Entre las carreras de Bakú y la segunda de Austria, Esteban Ocon preocupó a Alpine con un bajón de rendimiento con respecto a la primera parte de la temporada. Todo ha quedado olvidado con su victoria en Hungría, la primera para la escudería en 2021.

Marcin Budkowski, director ejecutivo del equipo Alpine de Fórmula 1, ha desvelado que fueron capaces de encontrar la explicación a ese bajón. Estaba en su monoplaza, a pesar de que era bastante pequeño".

Así lo explica a 'Motorsport': "Es justo decir que no sabíamos exactamente cuál era el problema. Había un problema con el coche, como también lo había claramente con Esteban: la combinación de piloto y coche no estaba funcionando".

"Únicamente encontramos un pequeño problema, un elemento de la suspensión delantera, y era bastante pequeño. Pero algunas de las cosas que habría provocado eran los síntomas que Esteban estaba describiendo", detalla.

Y finaliza: "La combinación de hacer esos cambios y que Esteban recuperase la confianza en el coche significó que volviese a un buen nivel de competitividad. Creo que eso es lo que importa de cara al futuro. Estaba contento con el coche desde los Libres 1 de Silverstone. Y, de hecho, sintió que el coche no tenía los problemas que describía antes".

La realidad es que el piloto galo se ha recuperado en las dos últimas pruebas y suma 39 puntos. Uno por encima de su compañero de equipo, Fernando Alonso. Pero en Alpine quieren más, sobre todo para el próximo año. De ahí las declaraciones de su jefe hace unos días: "Estamos tan centrados en 2022 que estamos corriendo con un motor de 2019".