Detrás de los dos Mercedes, Lewis Hamilton y Valtteri Bottas, y del Ferrari de Charles Leclerc, asomaron los dos Alpine en la segunda sesión de libres del viernes en el GP de España.

Enormes noticias para Fernando Alonso y Esteban Ocon, que confirman las mejoras del coche A521, que desde Portimao ha dado un importantísimo salto de calidad.

Eso sí, unas posiciones irreales teniendo en cuenta que ni Max Verstappen ni Sergio Pérez estuvieron entre los mejores, muy lejos de los tiempos de cabeza. Todo sigue muy igualado.

Del primer tiempo al decimocuarto, de hecho, apenas había un segundo de diferencia. Por lo que todo podría pasar en la jornada de clasificación de este sábado.

 

En Portugal Ocon y Alonso finalizaron séptimo y octavo respectivamente, unas posiciones que no contentaron al español. "Teníamos coche para hacer quinto", dijo por radio nada más cruzar la línea de meta.

Y esos grandes resultados podrían llegar en España, donde Alpine ha vuelto a demostrar que nada tiene que ver el monoplaza con lo visto en la primera carrera de Baréin. La sombra de Renault del curso pasado comienza a ser una realidad.