Parece que, tras lo ocurrido en el Gran Premio de Abu Dabi en el último gran premio de la temporada pasada, Hamilton y Verstappen mantienen una buena relación. Y así lo han demostrado ambos en la rueda de prensa previa a la octava carrera del año.

Lewis Hamilton, para evadirse de la presión que el rodea en la actualidad, se ha acostumbrado a jugar a videojuegos antiguos, como el Ayrton Sena´s Super Mónaco GP II. "Me apetecía jugar a estos juegos. "Encontré la Nintendo 64 en mi trastero. Cogí el Golden Eye, intenté comprar el Mario Kart y me compré la Sega y ahí sí tenían un juego de Senna. Llevo un par de noches jugando", afirmó el heptacampeón en rueda de prensa.

Estas palabras del piloto de Mercedes provocaron el vacile del líder del mundial de Fórmula 1, Max Verstappen. "¿Tienes problemas de porpoising también en el juego?", preguntó el de Red Bull, entre risas. "No, no", respondió Hamilton, mientras esbozaba una sonrisa en su rostro.

La reacción de Max Verstappen se produce después de que el porpoising continúe afectando al monoplaza de Lewis Hamilton y le provocara a este dolores de espalda durante la última carrera, en el GP de Azerbaiyán. La escudería alemana, tras las dolencias del heptacampeón, insistió a la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) para que se tomaran decisiones acerca del rebote de los monoplazas.

Las medidas impuestas por el máximo organismo del automovilismo internacional, que consisten en tener reuniones técnicas con los equipos, en que estos examinen más detalladamente los patines y tablones de sus coches y en una evaluación basada en cargas de aceleración vertical para disminuir el rebote de los monoplazas, se están llevando a cabo en este GP de Canadá, cuya carrera se desarrollará mañana, domingo 19 de junio, a las 13 horas.